Este hombre ha conocido a una mujer en la discoteca y se la ha llevado a su casa; ahí se han quedado completamente desnudos y ella le ha estado mamando la polla sin parar. Luego ha venido su hermana, quien también se ha decidido a poder entrar en la práctica sexual. Al final, las dos mujeres han terminado por comerles la polla. Han estado teniendo sexo sin parar hasta que se han corrido al unísono. Nunca antes habían disfrutado tanto en su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *