Este hombre se ha sentido atraído por una mujer desde el primer día que entró en el gimnasio. Lo que le gustó de ella es su gran culo, parte de su fisionomía que hizo que se le pusiera dura desde el primer momento. Ha hecho lo imposible por seducirla hasta que por fin la ha tenido a su merced. Le ha dicho que se le ponga encima, completamente sin bragas, y se ha dejado penetrar por su polla. No han tardado en correrse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *