Esta mujer se ha comprado un nuevo vibrador que no ha tardado en meterse por el chocho para ver si era tan placentero como dicen en la publicidad. Sin embargo, a mitad de la masturbación se ha dado cuenta de que no estaba siendo nada placentero. A mitad de la masturbación ha venido su novio y la ha pillado con las manos en la masa. Lejos de enfadarse, ha extendido sus dedos y la ha terminado de masturbar, siendo mucho más placentero que el vibrador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *