Este hombre se ha excitado al ver como su mujer se desnudaba para darse una ducha. Por eso, antes de darse cuenta, se había bajado los pantalones, tenía la polla dura entre sus manos y la estaba penetrando a cuatro patas. Lo mejor de todo es que la muy guarra lo estaba deseando ya que nunca había disfrutado tanto de que le metieran una buena polla. Una sesión de sexo que ha agradecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *