Este hombre ha pagado por los servicios de una prostituta para poder hacer lo que quiera con ella durante el fin de semana. Lo mejor de todo es que ha llegado de trabajar y se la he encontrado bien abierta de piernas tomando el sol en la terraza. Además, ella se ha empezado a meter los dedos por el coño con el objetivo de excitar al cliente. Antes de darse cuenta, la había colocado a cuatro patas y se la estaba metiendo de una manera muy placentera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *