Esta mujer se ha operado los pechos para poder atraer más a los hombres. En esta ocasión quiere probar con el sexo extremo, para poder alejarse del estrés que ha ido acumulando con el paso del tiempo. Primero se ha metido los dedos para calentarse bien el coño, y luego ha venido un tío para follársela en toda una gran cantidad de posiciones diferentes. Lo mejor de todo es que se ha corrido cómo nunca lo habría imaginado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *