Esta mujer trabaja en una tienda de artículos eróticos y siempre que aparece un nuevo aparato para llegar al orgasmo, lo prueba sin ningún tipo de duda. En esta ocasión se ha buscado un vibrador muy especial que no ha tardado ni un segundo en poder metérselo por el coño. Además, ha decidido grabar la situación para poder enviar luego la grabación a su novio y que este se pueda llegar a masturbar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *