Un tío está tan ocupado trabajando que no ha tenido tiempo para ligarse a ninguna chica. Es por ello por lo que aprovecha sus ratos libres para contratar los servicios de un prostituta negra que le encanta. Se citan en la habitación de un hotel donde dan rienda suelta a la imaginación. Al hombre le gusta que la chica se la chupe con toda velocidad. Se la tiene que poner bien dura antes de metérsela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *