Este hombre se sentía bastante solo. Su mujer lo abandonó hace tan solo unos días y por eso ha contratado a una prostituta negra que pueda tocarle un poco la polla. Ella ha hecho mucho más que eso ya que, nada más verle, se le ha puesto encima y se lo ha empezado a follar como si no hubiera mañana. El tío ha tenido que hacer todo lo posible por no correrse muy rápidamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *