Esta mujer ha decidido regalarle a su chico lo que más le gustaría la vida: poder hacerse un trío. Por esta razón, ha tenido que convencer a su amiga de que se dejase penetrar en toda una gran cantidad de posiciones diferentes a placer de su hombre. Lo mejor de todo es que la sesión sexual ha empezado al aire libre en donde las ha penetrado durante un rato y luego han pasado a la habitación en donde le han comido la polla hasta terminar follando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *