Un hombre muy conocido es grabado sin que se de cuenta mientras una prostituta se la come en plena calle. Ella se le acerca con la intención de comerle la boca pero a este lo único que le interesa es que se la chupen por lo que inmediatamente le indicará que se arrodille. Se la chupará a una gran velocidad haciendo que el dinero que va a pagar merezca la pena. Al final se le correrá en la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *