Esta mujer siempre se había sentido atraída por los dos vecinos que tenía al lado; sin embargo, también se había pensado que eran sexuales y que ellos no sentía nada por ella. No obstante, un buen día se ha decidido a invitarlos a su casa y, antes de darse cuenta, ellas estaba bajando las bragas y los otros la estaban penetrando por detrás. Ha sido una experiencia muy placentera y nada calculada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *