Este hombre siente una gran debilidad por los traseros gordos; siempre que ve uno se da cuenta de que lo quiere petar le cueste lo que le cueste. En esta ocasión se ha encontrado con una negra que ha hecho que se le pusiera dura desde el primer momento. Se la ha llevado a casa y se la ha camelado hasta que la ha desnudado. El hombre la ha puesto a 4 patas, se ha sacado la verga y se la ha metido por detrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *