Este hombre nunca ha recibido una buena mamada de esas que pudiera llegar a recordar durante toda su vida. Es por esta razón, por la que ha decidido que va a contratar los servicios de una profesional del mundo del sexo. Se ha elegido una negra que, aunque no es demasiado guapa, tiene una boca perfecta, ideal para hacer mamadas increíbles. Se la ha metido en ella y, aunque le ha prometido que no se iba a correr dentro, no sabe si lo va a poder cumplir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *