Estos dos negros se han ido de vacaciones a un lugar apartado para poder relajarse al máximo. La mujer se ha quedado desnuda y le ha pedido al otro que le haga un masaje de lo más especial. El chico lo ha hecho: ha pasado los dedos por el cuerpo de ella desnuda, incluso por el culo. Después ella, a cambio, le ha comido la polla durante un buen rato. Han terminado follando a saco, gimiendo cómo si fueran unos salvajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *