Esta mujer sabe lo bien que se ha portado su hombre con él, y que nunca se lo ha agradecido cómo cabría esperar. Es por ello, por lo que le va a hacer un homenaje de lo más especial; cuando ha llegado a casa, se ha puesto de rodillas, le ha sacado la polla y se la ha estado chupando durante un buen rato. Cuando al otro se le ha puesto bien dura, ha seguido hasta que se ha terminado por correr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *