Este hombre ha viajado por todo el mundo teniendo la suerte de acostarse con muchas mujeres. Lo primero que les pide es que le coman la polla durante un buen rato y luego las graba. Lo que nunca había probado es que se la chupase una negra, y esto es lo que ha conseguido ahora. Ha elegido a una mujer golosa que no ha tardado en meterse el pene en la boca; se lo ha comido durante un buen rato hasta que ha conseguido que se corra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *