Una mujer está haciendo sus necesidades en unos baños públicos cuando se encuentra algo inesperado. Un hombre blanco, al otro lado, ha metido su polla a través de un agujero. No es que ella suela hacer esas cosas pero el pene le ha parecido tan apetecible que no ha tardado en metérselo en la boca. Ha utilizado todas sus habilidades para poder satisfacerlo y al final se ha terminado corriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *