Este hombre ha tenido a lo largo de su vida dos fantasías sexuales que todavía no ha sido capaz de poder hacer realidad: por un lado, quería acostarse con una negra, por otro, quería practicar sexo anal. Al final, ha encontrado la manera de poder hacer las dos cosas al mismo tiempo contratando a una profesional. Ha escogido a la puta más barata, no a la más atractiva. Le ha quitado la ropa y la ha penetrado por detrás hasta que se corriera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *