Esta tía siempre se ha tirado a chicos que tenían la polla pequeña, por lo que no sentía nada en el momento en el que se la metían por el coño. Es por esta razón, por lo que se ha decidido probar con algo nuevo. Se ha ido a ver a un negro que tenía una polla larga, un instructor de su gimnasio. Ella se ha quitado la ropa y se la ha mamado sin parar. Después la ha penetrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *